Le dolía tanto la vagina, que corrió de emergencia al ginecólogo y lo que tenía los dejó boca abierta

El bienestar y la salud dependen de nuestro día a día y sobretodo de nuestro hogar, después de todo, este es el sitio donde pasamos más tiempo y por ende, debe estar siempre impecable y libre de bacterias o al menos, intentar tenerlo lo más limpio posible.

Debemos hacer especial énfasis a las habitaciones, ya que aquí es donde nuestro cuerpo descansa y se encuentra vulnerable, no solo cambiando las fundas sino también teniendo el piso limpio y la zona libre de desechos.

Esto incluye también a las mascotas del hogar que usualmente nos acompañan en la habitación, de hecho hoy te traemos una historia que te hará pensar y tener mucho más cuidado de tus mascotas y su estadía en tu habitación, veamos.

La historia de la chica con dolores en el vientre

Nuestro cuento trata de Michelle Barrow, la cual empezó a sentir toda clase de dolores fuertes en la zona del vientre y dentro de su zona intima, por lo que llamó con urgencia a su ginecólogo para asistir a una visita.

Ella fue a su visita y luego de los exámenes se reveló que fue lo que ocurrió.

Resulta que cuando empezó a revisar se dio cuenta que había un pequeño bulto en el lugar, por lo que tuvo que llamar a distintos médicos para así poder resolver el problema ya que el por sí mismo no podía, utilizando pinzas y tijeras.

Una vez que lograron sacarle el bulto todos los médicos de la zona quedaron sorprendidos porque lo que encontraron fue una bola de pelos de su gato Donut.

Ya que la paciente tiene un gato en su hogar y siempre anda en su habitación, sin embargo esto no es suficiente para los médicos entender qué fue lo que ocurrió.

Por lo que basándose en comentarios de los expertos y en su propia teoría, la chica dijo lo siguiente: “Yo soy la culpable del incidente por no ser un poco más organizada con mi cama. Algunas mañanas olvido tenderla y mis gatos Cricket y Donut suelen jugar en ella. Cuando mi novio y yo tenemos relaciones, usamos protección, pero como no arreglamos la cama antes. Por eso, es probable que en su miembro se peguen algunos pelos de gatos que luego se depositan en mi vagina.”

¿Qué opinas de esta historia? Ten mucho cuidado