Una madre se preguntaba por qué la tumba de su hijo de 36 años estaba muy verde de pronto. Cuando la verdad salió a la luz, las lágrimas inundaron su rostro…

Rachel y Raymond perdieron a su hijo en un accidente automovilístico cuando este tenía solo 36 años. Como podrás imaginar el dolor fue enorme pues ningún padre debería tener que enterrar a sus hijos.

Joseph, el nombre de su hijo. A pesar de ser tan joven ya era un veterano de las fuerzas armadas de EEUU.

Un día de tantos en los que Rachel y Raymond visitaban la tumba de su hijo, pudieron notar como el fuerte sol había secado el césped y todo estaba muerto de un color marrón. Todas las tumbas, excepto la de Joseph que lucia verde y radiante.

Los padres de Joseph estaban asombrados pues no encontraban explicación, la tumba de su hijo estaba tan expuesta al sol como todas las demás. Pero después el secreto salio a la luz…

UNA HISTORIA DIGNA DE CONTAR Y DIGNA DE COMPARTIR CON TODOS

 

Jake es un hombre de la tercera edad, el perdió a su esposa unos años atrás y su tumba esta en el mismo panteón que la de Joseph.

El hombre de 86 años visitaba la tumba de su esposa a diario, le llevaba flores frescas y le contaba lo que hacía en su día. En tiempos de calor extremo el se encargaba de regar su tumba 2 veces al día.

Un día de esos noto como una joven lloraba desconsolada en una tumba cercana, se acerco a ella para consolarla y ella le contó la historia de su ser querido, era la hermana de Joseph.

Jake conociendo la historia de Joseph, decidió a partir de ese día regar y cuidar la tumba del joven que sirvió tantos años a su país como una especie de homenaje.

 

A partir de ese día existían dos tumbas con el césped perfectamente cuidado, verde y fresco a diferencia de todas las demás. Gracias a los cuidados de Jake.

Pronto los padres de Joseph se enteraron de toda la historia y fueron a agradecerle a Jake. Rachel aún sorprendida dejo un mensaje sobre esta historia:

“Fue increíble saber que un desconocido se tomo tantas molestias para cuidar la tumba de nuestro hijo a quien ni siquiera conoció”. Dijo esta mujer con lagrimas en los ojos.